lunes, 20 de octubre de 2008

Patatas al gratén

Prisas. La vida en sociedad se basa en las prisas. Prisa por hacer algo, probar algo, quedar con alguien o hablar de algo. Es el momento de preguntarnos si tenemos también prisa por morir o por vivir.

En tal caso, ¿qué sería la prisa por vivir? Muchos optarían por la respuesta fácil: no parar nunca, bajo ninguna circunstancia, ante nada, niet. Pero, ¿qué hay de la respuesta espontánea? Sí, esa que te sale cuando piensas en una palabra, una situación o un sentimiento.

Es entonces cuando llego a la conclusión de que el mundo no ha sido inventado por y para nosotros, sino que el mundo nos ha inventado para no aburrirse, para no sentirse solo. Porque, siendo sinceros, ¿quién quiere estar solo? Ya no digo espacial o sentimentalmente, sino "solo", pasando desapercibido ante la muchedumbre, como una sombra más de algún que otro transeúnte en una calle abarrotada de gente. ¿Podría decirse que esa persona está realmente "sola"?

Queda la pregunta en el aire, calcetines.


Roberto

2 comentarios:

Un Duende dijo...

Te digo lo que realmente pienso? Que nos parecemos más a la nave espacial de "Atrapado en un pirado" que a seres por sí mismos. Me estoy planteando seriamente que no existo. ¿Qué es existir?

¡¡¡¡AARRGH!!! ¡Qué estoy diciendo!
¡¡pero si a mi no me gusta la filosofía!! o lo mismo si y Berni montó un complot para convencerme de que no... ¿Qué opinas de eso?

1 Beso!

PD: te has hecho esperar eh? ;)

Roberto dijo...

jajajaja, sí, necesitaba un cambio de aires antes de volver a hablar en público ^^